VGA frente a HDMI: ¿en qué se diferencian?

Noticias

HogarHogar / Noticias / VGA frente a HDMI: ¿en qué se diferencian?

Jun 01, 2023

VGA frente a HDMI: ¿en qué se diferencian?

Como la tecnología más nueva, HDMI ofrece mejoras sobre el antiguo cable VGA en

Como tecnología más nueva, HDMI ofrece mejoras en todos los aspectos con respecto al antiguo cable VGA. HDMI es superior, ya sea por la velocidad de transmisión, la velocidad de visualización, la resolución de video o incluso la naturaleza de la señal utilizada.

Dicho esto, VGA está lejos de extinguirse. Si bien la interfaz anterior se está eliminando gradualmente, muchos dispositivos aún usan puertos VGA, por lo que es importante comprender sus fortalezas y limitaciones. Así que aquí hay una introducción a las diferencias y características de las interfaces VGA y HDMI.

VGA (Video Graphics Array) es una interfaz de pantalla diseñada por IBM para monitores de computadora en 1987. El puerto VGA de 3 filas y 15 pines se convirtió en una característica omnipresente en las placas base de PC, consolas de juegos y reproductores de DVD.

Como sugiere el nombre, la interfaz VGA solo transmite información visual, y eso también a una resolución considerada baja según los estándares actuales. Sin embargo, su fácil compatibilidad y el amplio soporte del fabricante significaron que la interfaz continuó desarrollándose hasta 2010, cuando la industria finalmente hizo el cambio al estándar HDMI.

HDMI (interfaz multimedia de alta definición) se introdujo en 2002 para transportar datos de audio y visuales con un solo cable, también a una resolución y velocidad de fotogramas muy mejoradas. Durante los años siguientes, se convirtió rápidamente en el estándar de facto para la conectividad multimedia.

Los HDTV que se lanzarán próximamente integraron rápidamente esta tecnología, utilizando conectores HDMI como una interfaz audiovisual unificada. Y como HDMI era retrocompatible con DVI (Digital Visual Interface), la mayoría de los dispositivos modernos podían usarlo.

Sin embargo, esto deja a los usuarios de VGA en la estacada, ya que necesita un adaptador especializado para convertir señales VGA a HDMI, e incluso entonces el rendimiento puede ser irregular. Es por eso que incluso las consolas de juegos y los dispositivos de transmisión también han migrado a la tecnología más nueva, uniéndose a las computadoras para deshacerse del puerto VGA.

La diferencia más obvia entre las dos interfaces es el tipo de señal utilizada. Las conexiones VGA transportan señales de video analógicas, mientras que HDMI está diseñado para transmisión digital.

Pero ¿qué significa eso? Básicamente, las señales analógicas contienen un gradiente continuo de información, mientras que las señales digitales se componen de valores discretos.

Esto hace que las transmisiones analógicas sean más fáciles de transmitir, aunque no particularmente eficientes. Las transmisiones digitales, por otro lado, pueden contener mucha información y son menos susceptibles a las interferencias.

Como interfaz analógica, VGA solo puede transmitir un tipo de información a la vez. Esto lo limita solo a la transmisión de video, también a un nivel más bajo de calidad de imagen.

HDMI, por otro lado, puede transmitir cualquier tipo de datos digitales. La interfaz ha sido desarrollada para acomodar señales de video y audio, sin comprometer la fidelidad de ninguna de las dos.

El mismo cable HDMI puede transmitir 32 canales de audio Dolby Digital de alta resolución, así como una transmisión de video con resolución de 1080p simultáneamente. Esto ha convertido a HDMI en la interfaz principal para aplicaciones de alto rendimiento como consolas de juegos 4K y reproductores de Blu-Ray.

Gracias a la naturaleza compleja de un flujo de datos HDMI, la información debe decodificarse en señales utilizables antes de la reproducción. Esto introduce un pequeño retraso de entrada con cualquier conexión HDMI, sin importar cuán poderoso sea el sistema en cuestión.

Este problema no está presente en VGA. Sus señales analógicas se pueden traducir rápidamente en imágenes en movimiento en la pantalla, sin ningún tipo de procesamiento posterior o conversión. Este retraso de entrada bajo es la única gracia salvadora de VGA, ya que pierde frente a HDMI en todas las demás métricas.

Lamentablemente, es una cualidad que rara vez entra en juego en la mayoría de las aplicaciones. Un retraso de entrada solo introduce un ligero retraso en la reproducción real, sin afectar la calidad de reproducción en lo más mínimo. A menos que el contenido sea extremadamente sensible al tiempo, no hay una ventaja perceptible en el uso de VGA.

Cualquiera que haya trabajado con monitores CRT antiguos sabe que no se puede simplemente enchufar un conector VGA en un dispositivo en funcionamiento y esperar que funcione. Sin embargo, puedes hacerlo en HDMI.

Esta funcionalidad, denominada conexión en caliente, permite que las pantallas HDMI se enciendan sobre la marcha, sin tener que reiniciar todo el sistema que genera la transmisión de video. Para muchas aplicaciones comerciales, esta capacidad es un salvavidas.

Los cables HDMI también son menos propensos a las interferencias electromagnéticas, debido a su grueso blindaje y señales digitales. Esto los convierte en una mejor opción que VGA para implementar alrededor de fuentes de radiación.

HDMI no solo admite resoluciones más altas (hasta 4K) que VGA, sino que también admite frecuencias de actualización mucho más altas, hasta 240 Hz. Esta ventaja ya no es solo teórica, ya que los monitores de gama alta y los televisores UHD ofrecen regularmente estas especificaciones avanzadas.

La última versión del estándar, HDMI 2.1a, admite incluso 8K, junto con estándares de video avanzados como Dolby Vision y HDR10+.

Por el contrario, la última versión de VGA solo es capaz de una resolución máxima de 1600 × 1200, eso también a la frecuencia de actualización estándar de 60 Hz únicamente. Aparte de la integración de audio, esta es otra gran razón por la cual los fabricantes de televisores y pantallas de computadora están cambiando completamente a HDMI.

HDMI es claramente la mejor interfaz para transmitir cualquier transmisión multimedia. Elimina la necesidad de un cable de audio y ofrece mejores resoluciones y velocidades de cuadro. DisplayPort es la única otra interfaz que ofrece características similares.

Eso es de esperar, sin embargo, considerando que VGA es una tecnología mucho más antigua. Para su época, VGA era una tecnología sorprendentemente robusta, que transmitía flujos de video a través de señales analógicas más simples sin ningún retraso de entrada.

Pero al igual que los estándares más antiguos de cualquier interfaz tecnológica, los días de VGA están llegando a su fin. En esta era de gráficos 4K y monitores de 120 Hz, HDMI es un componente esencial del ecosistema de entretenimiento. VGA solo es útil para interactuar con dispositivos más antiguos como proyectores.

Levin Roy es un ingeniero de software al que le encanta escribir sobre tecnología. Ya sean sugerencias y trucos de Windows o guías detalladas sobre el desarrollo de aplicaciones, Levin usa su experiencia práctica y sus habilidades técnicas para crear artículos que pueden ayudar a resolver problemas complicados. Lea la biografía completa de Levin